Imagen de Akin
Historias publicadas:
Índice de historias
<Enero 2023
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

Buscar en este blog (by Google):

Blog fundacional del Clan McPotter:
Clan McPotter
Suscribir con Bloglines Subscribe in NewsGator Online Suscribe en Google Suscribe en My Yahoo Suscribe con netvives
Sitios Web
Mi blogroll:
Blogs de Ya.com:
Blogalia
Blogalia

Estadísticas de visitas:

Ver mis estadísticas
Y más cosas:
By Akin since 2002
Esta noche he tenido representación (por si alguien no lo sabe hago teatro aficionado) y ha sido terrible, creo que ningún compañero (todos más veteranos que yo) recuerda un día como el de hoy.
Todo empezó cuando cargamos camión a las 11:30, la representación no sería hasta la noche, pero queríamos cargar y descargar todo el escenario a una hora en que no pegase demasiado el sol. Al llegar allá primera sorpresa, la actuación sería al aire libre, en un palco montado para un grupo de música que había actuado el día anterior. Así que en torno a la una de la tarde comenzamos a montar, el termómetro de mi coche indicaba 34 grados, no había brisa... agotador, montábamos por relevos para que nadie sufriese un mareo, sudábamos como el senador Kelly en Xmen, la mitad del tiempo lo pasábamos bebiendo botellines de agua uno tras otro. Cuando terminamos toda la estructura eran casi las tres, mucho mas compleja que de costumbre porque nuestro equipo es para montar en interiores. Por si acaso el suelo nos dio otra sorpresa, los paneles de que estaba hecho estaban tan retorcidos que levantaban centímetros en las esquinas, amenazando constantes tropezones, además del hecho de que alguno no asentaba, amenazando con abrirse el suelo y tragar a alguno de nosotros, el único intento de cambiar uno de los paneles terminó en una cuasi-avería de nuestro protagonista, así que lo dejamos.

Comimos de hamburguesa y luego lo único que nos salvó el día, una visita a la piscina municipal, una hora en sus aguas rescató las energías de todos nosotros, aunque el viaje de vuelta (solo 10 minutillos andando, pero cuesta arriba y con mucho calor todavía) casi nos deja en el estado anterior.

Intentamos terminar de montar, nadie del ayuntamiento está allí por si necesitamos algo, no hay sillas para el público, y éste no aparece a pesar de que en teoría ya estábamos en la hora del comienzo (que nosotros retrasamos porque nos negamos a actuar a pleno sol para evitar posibles lipotimias)

Aparece alguien del ayuntamiento, conseguimos el par de sillas que necesitamos, y el público tiene sillas también para sentarse. Antes de empezar ya da miedo, las pruebas de sonido indican que hay que gritar para que se oiga un mínimo, y al otro lado de la plaza hay un banquete de boda, ruidoso como todos los banquetes de boda, de hecho por muchos momentos su música nos hace creer que tendremos que ir a pedirles que se contentan.

Nos maquillamos lo mínimo, total ni se nos ve, y con ese calor un maquillaje normal se nos va en sudor, solo labios y ojos, y mucha gomina en el pelo para fijar los peinados. A mí me da igual, salgo con sombrero.

Indicamos que vamos a comenzar. Nuestros espectadores son un montón de niños (como una docena) y unos poquitos adultos, los primeros como es normal mas interesados en jugar que en el teatro. Se aplaza un momento más, los de la boda han salido, los novios se van y la mejor manera de despedirlos es haciendo tocar todos las bocinas del mundo. Paciencia.

Comenzamos, ni una risa, ni una carcajada, el público probablemente no escucha apenas a pesar de que mis compañeros (yo no salgo en el primer acto) se desgañitan. No está siguiendo los diálogos (y ésta es una obra de diálogos), las caras de los adultos aburridas, los niños a otra cosa, poco a poco pasan pequeños grupitos de adultos por la plaza, no se paran, hablan en alto, molestan, el banquete se va disolviendo y por allí pasan sus restos. A nuestra derecha dos niños pequeños que están acompañados por su padre juegan en una escultura, sus gritos se oyen mas que los nuestros.

Mas surrealismo, de la boda salen unos con gaitas y tambores, nuestro camionero que ya había llegado para recoger les pide un par de veces que lo dejen, que estamos actuando, a la segunda acceden.

Observo el público, sigue serio, solo nuestro actor principal que es un showman consigue alguna risa con gags que no están en el guión. Por un momento uno de los paneles se mueve y amenaza con un agujero negro. El segundo actor cambia el texto "Tío, a ver si arregláis el parqué" y con un par de frases mas ambos introducen en el guión que los dos protagonistas se echan al suelo y levantan un tablero para colocarlo en su sitio.

Aunque a esas alturas suelo estar concentrado y repasando diálogos... no merece la pena, puedes decir lo que te dé la gana que la gente no se entera, el guión no tiene ni una frase gratuita, hay pistas en cada diálogo, no están pillando nada así que no se enteran de la obra. Miro al cielo y señalo a las chicas donde está Vega. Se levanta el frío, si frío, las chicas que van ligeritas de ropa empiezan a buscar con que taparse. Yo que soy un caballero y además no suelo tener frío cedo mi americana a una compañera. Lo segundo mejor del día, esta compañera hace un papel de prostituta, viste un minipantaloncito corto por encima de unas medias de malla (sin casi malla) y una blusa muy escotada. Mi chaqueta tapa la blusa y el minipantaloncito, su aspecto es de ser una chica en pelotas con una chaqueta por encima. La chica (apenas mayor de edad) no sólo es muy guapa sino que tiene un cuerpo precioso, la imaginación se dispara y surgen los chistes, la ilusión se rompe cuando se abre un poco la chaqueta y se ve el resto de la ropa. Otra compañera tiene frío y le digo que me abrace que yo estoy caliente. '¿Estoy bastante caliente Ele?' 'No' 'Raquel, ciérrate de nuevo la chaqueta y déjame verte'. A falta de público nos estamos montando otra obra tras el escenario, tan divertida como la del palco, pero con un público (nosotros) que la sigue y la ríe.

Entran en escena las chicas y se acaba la juerga, lástima, yo me pongo a buscar estrellas y constelaciones, estoy frustrado porque no recuerdo el nombre de Altaír (alfa del Águila)

Segundo acto. Entro en escena.

Mi pié de entrada es una frase de una compañera, en escena dos matrimonios de clase alta, ellos dos sospechosos de asesinato, ella indignada con el trato del policía que pretende que ella se vaya a un cuarto cuando yo llegue para interrogar a su esposo: "El hecho de que mi marido haya matado a un hombre no significa que se le pueda tratar como un criminal o cosa parecida"

Yo soy inspector de policía, investigando el asesinato.
Mi entrada: 'André, el portero miente' (Pausa valorativa) 'Sí, ha dicho que trabaja mucho'

Dos frases geniales del autor, la frase que da pie a mi entrada y mi entrada en sí. Nada, ni una sonrisa, nadie se ha enterado.

Recito mi texto, grito mucho y por lo tanto pierdo matices en la voz (mi mejor activo para el teatro) Da igual, nadie se entera, no puedo compensarlo con mas gags con el cuerpo porque no soy actor para eso, mi papel está ensayado de otro modo y carezco de talento para salirme de ahí. Todos mis compañeros hacen lo mismo, nos damos prisa, en medio del guión, un poco mas bajo eso sí, suena una voz tras el escenario 'por favor que acabe esto'.

Se acaba un poco mas tarde, aplausos, desmontamos a toda leche, nos vamos.

Una función para olvidar, aunque ha dejado dos buenos momentos, soy capaz de no ahogarme en una piscina que me cubre (algo de lo que no estaba seguro) y la imagen de Raquel desnuda con una chaqueta tapándola. Añado que Raquel es mucho menor que yo, no es posible una relación de ningún tipo, lo que siento por ella es simple lujuria pero sana XDD

Se acabó, menos mal.

05:11 del 2003-08-10 # 4 Comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://akin.blogalia.com//trackbacks/10495

Comentarios

1
De: Akin Fecha: 2003-08-10 20:31

Ah, se me olvidaba decir, en cuanto me puse a mirar constelaciones la niebla subió rápidamente, en cinco minutos me chafó la diversión, y lo que es peor, el viaje de vuelta (como una hora) fue un coñazo, no se veía un burro a tres pasos, aunque afortunadamente la carretera estaba bien pintada.



2
De: Pippa Fecha: 2003-08-10 22:45

Pobrecito... a ver si hoy tienes un buen día

La alondrá está en el alero,
el caracol en la espina... la,la,la...

;-)



3
De: virginia Fecha: 2003-08-13 13:01

Lamento tu mala experiencia Akin.
espero que te hayas divertido con las perseidas,
saludos!



4
De: Akin Fecha: 2003-08-13 16:46

La mala experiencia fue el trabajo al sol... lo otro me fue indiferente. Sólo lamento que la gente contrate a una compañía de teatro para luego no hacerle caso... en fin.

Las perseidas... bufff. la luna tapaba casi todo, salí unos 20 minutos a eso de las dos de la mañana, me puse a buscar constelaciones para entretenerme y me costaba porque la luz de la luna velaba todas las estrellas menores. Al final traté de ver Andrómeda y apenas si pude distinguirla, pero en el límite de mi capacidad visual (con prismáticos claro). Meteoros... si, uno en ese rato, mas o menos cuadra con la frecuencia en que los he estado viendo estas últimas noches. Al final me fui a dormir que hoy había curre y no merecía la pena trasnochar en éstas condiciones.