Odio las comidas familiares
Imagen de Akin
Historias publicadas:
Índice de historias
<Enero 2023
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

Buscar en este blog (by Google):

Blog fundacional del Clan McPotter:
Clan McPotter
Suscribir con Bloglines Subscribe in NewsGator Online Suscribe en Google Suscribe en My Yahoo Suscribe con netvives
Sitios Web
Mi blogroll:
Blogs de Ya.com:
Blogalia
Blogalia

Estadísticas de visitas:

Ver mis estadísticas
Y más cosas:
By Akin since 2002
En mi casa se juntan unas cuantas personas, familia todos ellos eso si, y se habla de historia.
El problema es que de historia de la comarca yo no sé absolutamente nada, se empieza por cualquier sitio y se comienza a analizar la vida hazañas y árbol genealógico de cualquiera, y a partir de ahí la conversación sigue sin interrupción alguna con diversas ramificaciones aparentemente azarosas. Si uno permanece atento durante varias conversaciones como esas terminará sabiendo quien es el padre de cual chico hijo de madre soltera o cuantos abortos tuvo tal otra o si una tercera se casó de penalti o por interés. De hecho se considera de buen gusto atender y aprender para luego, cuando te haces mayor, poder trasmitir ese legado y añadiendo las vidas y hazañas de la gente de tu generación.

Todo esto con volumen de conversación muy alto y recurriendo al grito cuando aparece una contradicción, no siempre gana el que grita más pero si consigue más atención en busca de apoyos, que no tienen por que producirse. En todo caso una contradicción entre informaciones de gentes distintas supone un alto volumétrico de muchos decibelios. Una conversación con varias contradicciones es casi seguro un dolor de cabeza para la gente que como yo gusta del silencio.

Yo aguanto lo que puedo, en serio que si, me abstraigo pensando en que cuando consiga escapar haré un post sobre ello o alguna otra tontería, me concentro en el sufrimiento que padece mi sistema auditivo, o en lo absurdo que me resulta que el tejido social en las parroquias rurales gallegas esté tan entrelazado como para que te puedan recitar un árbol genealógico completo con detalles vitales de cada miembro familiar, directo o político. Me resulta una atmósfera opresiva, agotadora, incluso acusante cuando comienzan a hablar de gentes de mi generación casados y con hijos y me preguntan que es de mis relaciones afectivas. A veces me dan ganas de mandarlos a la mierda y llamarles de todo. Otras veces entiendo que soy minoría en la mesa y que el raro soy yo. Y que cuando hablo de mi nacionalismo gallego me salto voluntariamente las cosas de la cultura que me desagradan, como por ejemplo esta combinación de historia y marujeo elevado a razón cultural última en casi toda conversación familiar. Aprendí cosas de fútbol para las sobremesas, aquí ni siquiera esa formación voluntaria y francamente absurda me sirve de salida.

Me consuela saber que de mi vida no saben nada, al menos seré asocial y callado e incapaz de encontrar mujer, y muy bajito y que estoy engordando, y podrán recurrir a anécdotas de mi niñez, pero eso es todo. No es que sea de otra generación, es que soy de otra civilización. Y afortunadamente no soy el único, hay otros como yo, pero sus fiestas parroquiales son en las mismas fechas que en mi casa y tienen comida familiar propia, pero al menos representan una salida digna en bodas y bautizos y estas cosas...

Una cosa que nunca sabrán es que he hecho este retrato de la comida de hoy, los blogs son algo que ni se les ha pasado por la imaginación. Y no es que sean gente atrasada, a su nivel esta generación de la que hablo fueron unos revolucionarios, fue la generación que trasformó Galicia desde la sociedad medieval (economía basada en agricultura y con una parte de negocio con dinero y otra parte con intercambio) a una sociedad industrial. Mi generación representa el paso de la sociedad industrial a la sociedad de la información, también una generación revolucionaria, pero claro, al final nos sentamos a la mesa gentes que pertenecen a tres civilizaciones diferentes, es normal que haya problemas de comunicación e intereses distintos.
23:34 del 2004-01-01 # 11 Comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://akin.blogalia.com//trackbacks/14265

Comentarios

1
De: Pippa Fecha: 2004-01-02 01:42

Pues yo lo que de verdad voy a llevar fatal es el día en que las civilizaciones venideras se sienten a la mesa conmigo y me consideren un anacronismo ;-)

Un abrazo y un beso para empezar el año.



2
De: Akin Fecha: 2004-01-02 01:50

Pippa, ya, de hecho ya soy un anacronismo para algunos, pero la diferencia es que yo no los juzgo a ellos, al menos eso lo he aprendido a hacer.



3
De: Algernon Fecha: 2004-01-02 03:27

Olé, el primer post al estilo "húmedo" de tu blog :PP

¡Enhorabuena! Feliz Año 2004 :D



4
De: RM Fecha: 2004-01-02 04:20

Como dijo Jules Pffeiffer en una de sus tiras: La Biblia está equivocada. Cristo nació en Semana Santa y lo crucificaron en Navidad (a cuenta de que las familias acaban discutiendo y cosas así).



5
De: Dorvisou Fecha: 2004-01-02 08:40

Veo en tu post un reflejo de lo que, no hace muchos años, fuí o padecí.
Hace unos días me decía un amigo que odiaba a su padre, salté en cólera, como se puede decir que se odia a un padre, si fue el quien te dio la vida. Bueno, este no es tu caso, pero tu seguramente tienes unos estudios, una formación que ellos posiblemente no tuvieron pero que si, quisieron para ti. Solo son Diferencias culturales, no un problema. Escucha y asume, solo es un día.
Un saludo y feliz año nuevo a todos.



6
De: eledhwen Fecha: 2004-01-02 18:14

Ah! pero... ¿cenabas en mi casa?



7
De: Odiseo Fecha: 2004-01-02 21:22

¡Cielos! Que identificado me siento con tu historia...



8
De: Sergio Fecha: 2004-01-02 21:36

"Touche"



9
De: Akin Fecha: 2004-01-07 22:44

Darvisou, no odio a mi padre, pero el argumento de que me dio la vida tampoco me vale.

Al pobre chico al que su padre le ha pegado reiteradamente toda su infancia no le soltaría yo ese argumento. Por poner un ejemplo.

Ni siquiera me sirve lo de que me ha dado la educación, aunque para argumentar eso haré una referncia cinematográfica, el diálogo de Sidney Poitier con su padre en "Adivina quien viene a cenar esta noche".



10
De: Dorvisou Fecha: 2004-01-08 07:38

Tenía ciertas dudas sobre la interpretación que pudieras dar a mi comentario . Lo escribí porque en un principio creí que habías sido un poco duro en tu exposición pero tambien es verdad que al final dices: "pero claro, al final nos sentamos a la mesa gentes que pertenecen a tres civilizaciones diferentes, es normal que haya problemas de comunicación e intereses distintos". que creo que lo aclaras todo.
Mira , yo viví con mis abuelos y aunque los recuerdos son muy vagos tengo la sensación de no haber tenido infancia, quizas por eso soy lo que soy para mis hijos, UN PADRE.
Hace dos años me quede solo en el mes de Agosto y en una reflexión sobre ese distanciamiento de mi hijo, cosa muy normal con 16 años que tenía, pero que me costaba mucho asumir. Bueno, pues tenía en las estanterias un librito que solo lo había ojeado por encima, CARTAS A UN PADRE de Frank kafra y cuando empeze a leerlo no pude contener las lagrimas y lloré como un desgraciado. Jamas quisiera que mi hijo escribiese o sintiese algo, por poco que fuese, de lo que Kafra describió con su estilo desgarrado y visceral en ese librito.
Ahora que mi hijo tiene 18 años nuestra relación es buena pero siempre tengo presente su derecho a elegir y a pensar. Un padre no nace, se hace.
Un saludo.



11
De: Akin Fecha: 2004-01-08 16:39

Paco, aunque mentalmente no lo parezca soy ya un chico bastante crecidito, mis años rebeldes se han quedado atrás hace ya tiempo y el choque generacional también. Lo de las comidas en las fiestas parroquiales es otra cosa.