Niños palestinos
Imagen de Akin
Historias publicadas:
Índice de historias
<Enero 2023
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

Buscar en este blog (by Google):

Blog fundacional del Clan McPotter:
Clan McPotter
Suscribir con Bloglines Subscribe in NewsGator Online Suscribe en Google Suscribe en My Yahoo Suscribe con netvives
Sitios Web
Mi blogroll:
Blogs de Ya.com:
Blogalia
Blogalia

Estadísticas de visitas:

Ver mis estadísticas
Y más cosas:
By Akin since 2002
En otra bitácora de blogalia se hablaba hace unos días de una entrevista, en la que un niño palestino hablaba de que quería ser un suicida. Me provocó una tremenda tristeza, es algo terrible que un niño piense en su propia muerte con esa alegría, los niños deberían creerse inmortales y ver la muerte como algo inmensamente lejano. Pero tambien es triste que se nos haga creer que ese niño representa a todos los niños palestinos, o que la cultura de la muerte está tan arraigada que los palestinos desean esa muerte para sus hijos.

Hay una parte de cierto, o eso supongo, pero también hay una parte de falsedad en esa imagen. Hoy en El Mundo viene un extenso artículo de dos páginas de Javier Espinosa, enviado especial en Palestina. Nos habla de dos empresas y dos barajas, una palestina con imágenes de muertos y resistentes que coleccionan los niños palestinos, en ella no hay imágenes de ningún suicida. La otra es una baraja que se vende en Israel, en realidad dos barajas, una con líderes palestinos buscados para asesinarlos, la otra con líderes palestinos ya asesinados. Ambas configuran las dos caras de una cultura de guerra que se ha hecho presente en Palestina:

El Album de la intifda y el Game Over forman parte de esa "cultura de la muerte" que critica Aatef Saad, responsable del Centro de la Juventud de Nablus, y contra la que intenta luchar en la ciudad de Cisjordania con sus exiguos medios. Quince computadoras. Sesiones de teatro y danza. Clases de inglés, de democracia y derechos humanos...

"A nuestros programas asisten 3412 menores. Intentamos explicarles que aunque vivan en la oscuridad en el futuro podrán ver la luz. Les ponemos flores en las mesas para que no huelan sólo a cementerios", añade.

El artículo sigue explicando los problemas de esa ciudad, la pérdida de control de la autoridad palestina y la inevitable caída del poder en manos de bandas de matones. Como algunos reclutan niños y como las autoridades intentan evitarlo. Periódicos se comienzan a alzar contra el uso de los chiquillos. Los grupos siguen intentándolo.

"Raed Jweirah, de 26 años, explicó que a cambio de convertirse en un kamikaze su hermano Tamer consiguió 45 dólares, un móvil y un pantalón y una camiseta nueva. El padre del menor, Masud Jweirah aseguró que tras protestar ante los responsables del grupo radical, éstos se excusaron diciendo que se habían equivocado con la edad de Tamer"
Tamer tenía 15 años. Los radicales que menciona era la Yihad Islámica.

La madre de otro menor asegura que "Dios castigará" a quienes indujeron a su hijo, pero simplemente porque "todavía es muy pequeño". La señor defiende el recurso a los hombres bomba "porque no podemos enfrentarnos con piedras a tanques y aviones".

Mas adelante:

"Los niños palestinos se han acostumbrado a la muerte porque eso es lo que les trae a diario la ocupación. Es difícil luchar contra esa desesperanza, que a la postre es lo que hace que sean presa fácil para cualquiera que venga y les prometa un paraíso lleno de mueres" dice Saad.

En su institución, el psicólogo Sami Duglas reconoce que el tristemente célebre estudio del doctor Edad El Sarraj, director del Centro Psiquiátrico de Gaza, que aseguraba que uno de cada cuatro niños aspira a convertirse en Shahid, se aplica "perfectamente" a la realidad de Nablus.

El pasado enero, el prominente columnista Hasan al Batal, escribió en Al Ayyam, periódico de la Autoridad Nacional de Palestina un artículo contra el uso de adolescentes y madres como suicidas.

El artículo finaliza con una terible estadística en la que se critica la ocupación israelí, en la cuidad, de 200.000 habitantes han muerto 22 niños desde el inicio de la intifada. Imposible que una sociedad sobreviva a eso, imposible que un niño no conozca a algún amigo que resultó muerto, imposible tener esperanza.

El artículo no lo he visto en la web, sólo en la edición de papel.
Los fragmentos están seleccionados para no copiar todo el artículo, pero merece ser leído en conjunto. En todo caso me da una imagen que creo más realista que la que se lee en otros lados. No por ello menos cruel. Interpreto que los integristas y fanáticos son menos, que reclutan niños pero contra la opinión de la sociedad palestina, e interpreto también que con un estado fuerte no tendrían esa libertad para hacerlo pero que la pérdida de autoridad debida a la ocupación es lo que les da el poder que ahora tienen. No arregla nada, no veo salida tampoco porque la presión israelí va en aumento. Pero al menos ya no me creo que todos los niños palestinos quieren ser suicidas con el consentimiento de sus adultos. La vida es cruel, el fanatismo crece, pero no es la cultura de la muerte al nivel que se dice por ahí.
01:00 del 2004-04-04 # 4 Comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://akin.blogalia.com//trackbacks/17294

Comentarios

1
De: Yosik Fecha: 2004-04-05 15:11

Hace unos días pude ver una encuesta de la ANP en la que se reflejaba que cerca del 60% de los palestinos está a favor de los atentados suicidas contra civiles israelíes y un 83% a favor de atentados contra las tropas del Tzahal. Espero encontrar la fuente, pero de momento, de minoría nada de nada. Sería ingenuo pensar que esos niños nacen de la nada o de la desesperación. Detrás de todo este entramado terrorista se encuentra dinero, política e intereses. Una completa red que los fanatiza y ahoga. Sí, habrán muchísimos que condenen el kamikazequismo de adultos, niños y mujeres contra civiles, pero son una minoría silenciada en la ANP... o ahorcada en la plaza pública. Uno de ellos es Jospeh Farah, palestino de nacimiento que ahora vive "exiliado" en EEUU.

El caso es que no se puede minimizar la cuestión. La ANP está sumida en el integrismo de sus líderes, empezando por Arafat y terminando por Erekat. Y detrás de todo ese integrismo hay dinero, muchísimo dinero, y una gran infraestructura. El kamikaze no se hace de la noche a la mañana. Se necesita una educación integrista, colegios, profesores, imanes. Una religión llevada al extremo cruelmente manipulada. No son 4 gatos fanáticos, no.
El 11-S no lo hicieron 4 locos. 4 locos no son capaces de estrellar 4 aviones en el país más poderoso del mundo. De la misma manera, el 11-M tampoco fue obra de 4 fanáticos. Fue obra de un integrismo que ahora está obteniendo resultados. Un integrismo que ahoga a 1000.000.000 de personas y los fanatiza y, al menos de momento, está consiguiendo sus objetivos.

Una inmensa red terrorista que tiene a sus órdenes a gobiernos, ejércitos y empresarios que, como consecuencia de ello, tiene la posibilidad de manipular y dominar a las masas.



2
De: Yosik Fecha: 2004-04-05 15:12

Corrección:

Una inmensa red terrorista que tiene a sus órdenes a gobiernos, ejércitos y empresarios y que, como consecuencia de ello, tiene la posibilidad de manipular y dominar a las masas.



3
De: Neith Fecha: 2004-04-05 20:55

Desde mi punto de vista no nos deberíamos centrar en criticar ese fanatismo sino pararnos a pensar en las razones que hicieron que éste surgiese. No nos equivoquemos, el Islam no crea fanáticos, los fanáticos se crean por otras razones; al igual que Jesús nunca mandó que se hiciesen las cruzadas, Mohama nunca mandó que se pusiesen bombas en trenes.
También estoy un poco harta de que se mire sólo un lado, ¿acaso lo que hace el gobierno israelí no es terrorismo? Yo creo que sí, y creo que representa la parte más incomprensible del ser humano, cómo un pueblo que ha sido perseguido y expulsado de su tierra es capaz de perseguir y expulsar. Sé que en un principio los palestinos se negaron a la existencia del Estado israelí, pero lo cierto es que ahora no se niegan a la existencia de tal (habrá algunos locos que sí, yo no lo sé) simplemente reclaman su derecho a tener su tierra.
Sólo quiero decir con ésto que el terrorismo es el demonio de nuestros días y que debemos hacer todo lo posible contra él, sí, pero sin equivocarnos, el terrorismo de Estado también es terrorismo.



4
De: Akin Fecha: 2004-04-07 14:10

Estoy completamente seguro que incluso tú conoces la diferencia entre que el 60% de su población esté a favor del uso de suicidas y que estén a favor del uso de suicidas menores que es de lo que va este post.

Pero no te preocupes Yosik, sigue llamándome a mí manipulador y mentiroso y antisemita y así tu conciencia queda tranquila.