Imagen de Akin
Historias publicadas:
Índice de historias
<Febrero 2023
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28          

Buscar en este blog (by Google):

Blog fundacional del Clan McPotter:
Clan McPotter
Suscribir con Bloglines Subscribe in NewsGator Online Suscribe en Google Suscribe en My Yahoo Suscribe con netvives
Sitios Web
Mi blogroll:
Blogs de Ya.com:
Blogalia
Blogalia

Estadísticas de visitas:

Ver mis estadísticas
Y más cosas:
By Akin since 2002
En los últimos días he discutido y he asistido a varias discusiones sobre el debate de las lenguas minoritarias, la eterna discusión sobre si Babel fue una bendición o una maldición. Los conservadores más recalcitrantes defienden el español sobre cualquier lengua, los más ilustrados de la derecha y algunos de la izquierda hablan ya de ceder al inglés y comenzar a educar a nuestros chicos en ese idioma, los nacionalistas más radicales hablan de impulsar regiones monolingües donde el español sea marginado de la vida pública mientras los nacionalistas más habituales hablan de conseguir que su lengua sobreviva al bombardeo cuasimonolingüe que suponen los medios de comunicación estatales.

La inacabable discusión sobre Babel, diversidad o inconexión, pluralidad o desigualdad, riqueza o separación.

Como construído, mis parientes Oankalis me dejaron una importante enseñanza, los hombres prefieren la uniformidad, los Oankalis amamos la diferencia, si te ves en la tesitura de tener que elegir, elige la diferencia.

Hoy me he encontrado un interesante artículo en Periodistas Digital, parece que los chinos tienen el mismo debate, y el centralista gobierno chino ha llegado a la misma conclusión que los conservadores, los liberales, los ultranacionalistas y algunas otras personas. Han llegado a la conclusión de que es mucho más importante la uniformidad que la variedad cultura. Y los protagonistas de la última discusión sobre el tema tiene curiosos protagonistas: Tom y Jerry.

http://www.periodistadigital.com/secciones/mundo/object.php?o=42084

Tom y Jerry, en el centro de una encendida disputa lingüística en China

El gobierno busca imponer el mandarín y prohibió la difusión de los dibujos en dialectos. La polémica es por la pluralidad cultural, en un país donde hay 7 dialectos principales.

Por Christopher Bodeen
Los Ángeles Times

No es una ironía. Una herencia lingüística milenaria desembocó en China en una verdadera disputa sobre Tom y Jerry. Como todos los chicos saben, Tom y Jerry no hablan en los dibujos originales, aunque sí lo hacen en China. Doblados a los dialectos regionales, los dibujos animados del gato y el ratón han sido grandes éxitos televisivos. Pero el gobierno central, que por décadas promovió el mandarín, ordenó poner fin a toda transmisión en dialectos, por considerar que los chicos deben ser criados en un "ambiente lingüístico favorable".

La medida puso al El gato y el ratón, como se conoce en China el programa, en el centro de un debate acerca de cómo mantener la cohesión nacional en medio de un mar lingüístico de acentos regionales, dialectos y grupos idiomáticos totalmente separados. "Como artista, creo que el dialecto debería preservarse como parte de la cultura local", dice Zhang Dingguo, subdirector de la Comedia Popular de Shanghai, que presenta a Tom y Jerry en shanghainés.

"Las escuelas no permiten que se hable en shaighanés, y ahora tampoco la TV", se lamentó. El gobierno dice que la política sobre el mandarín es vital para promover una identidad nacional en una nación de 1.300 millones de habitantes, 56 grupos étnicos y 7 dialectos principales.

"Gracias" se pronuncia "xie xie" en Beijing, "do jey" en Hong Kong y "sha zha" en Shanghai. La pronunciación de los apellidos chinos puede provocar una ligera crisis de identidad. El señor Xu en el norte de China pasa a ser Sr. Ko en Fujian, por ejemplo.

Para Yu Jie, de la Universidad de Beijing, "el dialecto es una parte integral de la cultura china. La medida tendrá un impacto negativo en los esfuerzos por mantener una cultura plural", dijo. "En las óperas locales se canta en dialecto. ¿Vamos a cancelarlas y sólo vamos a conservar la Opera de Beijing?", se preguntó.

La promoción del mandarín comenzó en los años 20 y se instituyó en 1955, seis años después de la llegada de Mao al poder. Su uso ha sido estimulado por campañas sociales, incluyendo una actual en la que el presentador de televisión Wang Xiaoya aparece en cartelones exhortando a los habitantes de Shanghai: "Hable mandarín... Modernícese".

Totalmente distintos del chino, los idiomas de grupos minoritarios como tibetanos, uighures y mongoles son reconocidos oficialmente y enseñados en las escuelas. Los documentos importantes se traducen a lenguas minoritarias y cuatro de éstas (tibetano, mongol, uighur y zhuang) aparecen en los billetes.

Los dialectos chinos se basan en un mismo sistema de escritura. Por eso, los hablantes de cantonés en Hong Kong pueden disfrutar de las películas con subtítulos en mandarín, y los hablantes de mandarín pueden ordenar comidas leyendo el menú de los restaurantes en el oeste del país. Los ingresos crecientes y la mayor libertad de viajes también contribuyen a superar las barreras lingüísticas. Pero nadie pronostica que se levantarán totalmente... ni pronto.

La preservación, y no la exclusión, fue el propósito de ofrecer Tom y Jerry en dialecto, dijo Zhang, el productor. "Hay chicos de Shanghai que no hablan shaighanés", se lamentó. Por ahora, y mientras sigue la polémica, el gato seguirá cazando al ratón en shaighanés sólo en video
01:00 del 2005-01-14 # 0 Comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://akin.blogalia.com//trackbacks/25448

Comentarios