Imagen de Akin
Historias publicadas:
Índice de historias
<Febrero 2023
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28          

Buscar en este blog (by Google):

Blog fundacional del Clan McPotter:
Clan McPotter
Suscribir con Bloglines Subscribe in NewsGator Online Suscribe en Google Suscribe en My Yahoo Suscribe con netvives
Sitios Web
Mi blogroll:
Blogs de Ya.com:
Blogalia
Blogalia

Estadísticas de visitas:

Ver mis estadísticas
Y más cosas:
By Akin since 2002
Leído en Periodista Digital


La revista Science calcula el coste de acabar con la malnutrición y propone una estrategia para erradicarla

Bastaría medio euro al mes de los ricos de la tierra para reducir a la mitad el hambre en el mundo

Science
21/01/05, 08.16 horas

Reducir a la mitad el hambre en los países más pobres para el año 2015, uno de los Objetivos del Milenio de la ONU, costaría medio euro al mes a cada persona que vive en la zona rica de la Tierra. Esta es una de las conclusiones de una exhaustiva investigación que hoy publica la revista Science, en la que dos expertos han identificado los 313 puntos calientes de la falta de comida en el mundo.

Los autores, el cubano Pedro A. Sánchez de la Universidad de Columbia, y el indio M.S. Swaminathan, responsable de la fundación que lleva su nombre, parten de un panorama desolador de 854 millones de malnutridos crónicos, la mayoría en Africa subsahariana. En ese retrato, la miseria fruto de hambrunas, guerras y desastres naturales representa sólo el 10% del total, mientras que hay un hambre oculta que, en diverso grado, afecta a 2.000 millones de personas.

La mitad de ellas viven en pequeñas granjas, un 20% carece de tierras, un 10% son pastores o pescadores y otro 20% reside en suburbios de las ciudades. En total, identifican 313 lugares donde habitan el 79% de los hambrientos. Y mientras en Asia o América latina el desempleo es la razón principal de la falta de alimentos, en Africa tropical lo es la baja productividad agrícola. Siete son las medidas concretas que estos expertos proponen para meter un tijeretazo, en sólo una década, a tantas muertes por inanición en este siglo XXI.

Acción política. Los grandes organismos internacionales deben dejar de hablar de políticas para pasar «ya» a la acción. La implantación de soluciones es el primer mensaje de los investigadores.

Adiós a la corrupción. El segundo es acabar con la corrupción en los países pobres. Recomiendan a estos gobiernos que gasten al menos el 10% de sus presupuestos en agricultura y nutrición, pero relacionando ambos sectores para lograr más efectividad.Y dada la carga de trabajo de las mujeres, consideran fundamental que las leyes protejan mejor sus derechos, sobre todo en el ámbito educativo y sanitario. Además, les aconsejan duplicar las inversiones en investigación agrícola hasta alcanzar el 2% del Producto Interior Bruto.

Mejores abonos y semillas.La mitad de los hambrientos del mundo (y el 75% de los africanos) vive en granjas familiares. La prioridad está en ayudarles a restaurar sus tierras con combinaciones adecuadas de fertilizantes minerales y orgánicos. Con un suelo restaurado, las cosechas se pueden triplicar, aseguran los expertos, pero para ello esos abonos deben tener un precio asequible. Promover las ayudas para que estos campesinos adquieran esos productos, pero sin endeudarles, puede ser el camino.

El segundo paso es que vendan esos productos a las escuelas y los programas comunitarios de nutrición, de forma que se evite que los precios se desplomen por un aumento de la producción.

El cultivo de transgénicos, siempre con las medidas de seguridad adecuadas, ayudarán, dicen, a aumentar el valor nutricional de los alimentos. «Hay que impulsar los moribundos servicios de estos países con nuevas tecnologías. En cada aldea debería haber un experto que enseñara a los campesinos cómo mejorar el rendimiento de su tierra», aseguran en su informe.

Nutrición 'local'. Los menores de dos años y las embarazadas deben ser el objetivo prioritario de las campañas de nutrición, que consideran que deben realizarse con productos locales, no con ayuda exterior. Si hasta los seis meses la mejor alternativa es la leche materna, para los desnutridos menores de cinco años recomiendan complementos vitamínicos. Y para los escolares y adolescentes, aconsejan que sean las escuelas las que les den una comida equilibrada, y gratuita, también con productos locales.Calculan que esta mejora atraerá a los colegios al 40% de los niños africanos que hoy no van a clase y ayudará a las niñas a aprender de nutrición antes de ser madres. Paralelamente, defienden las campañas de vacunación infantil.

Actuación en las crisis. Ante un desastre, como un tsumani o un huracán, Sánchez y Swaminathan recomiendan poner en marcha sistemas adecuados de predicción del clima, dotar a estos países de capacidad de respuesta en caso de emergencia e invertir en redes de seguridad que sean productivas en casos de crisis y cuando no las hay. Ambos expertos señalan que los desastres no deben afectar a los fondos para los programas de desarrollo a largo plazo. Es más, añaden que «las inyecciones de dinero y alimentos pueden distorsionar las economías locales», añaden.

Mercados. Para acabar con el hambre no basta con aumentar la producción. Los campesinos también necesitan mercados en los que vender a precios justos. Esta es la sexta propuesta y para ponerla en marcha esos países deben tener infraestructuras adecuadas.«La desnutrición tiene mucho que ver con la falta de asfalto», aseguran. Al menos, creen que cada aldea debería tener un vehículo y un lugar adecuado para almacenar los granos y así reducir las pérdidas por plagas.

Otra de las carencias de los más pobres es la falta de información sobre los precios de mercado. Dado que las grandes superficies se están convirtiendo en clientes de países en desarrollo, animan a los gobiernos a convencerles de que sigan políticas socialmente responsables que estimulen la producción local.

Conservación medioambiental. La degradación ambiental amenaza directamente a la seguridad alimentaria. En este campo, abogan porque sean empresas verdes.

El coste de acabar con el hambre no es excesivo . Los expertos creen que es factible y barato. «Ahí están las medidas; si los países contribuyentes las adoptan y la aplican en los países pobres, la situación puede cambiar», aseguran.



¿Serán estos de Science otros 'progres' de esos?

Es que su primera recomendación es la Acción Política mientras que lo de apertura de mercados (solución universal de 'los otros') no aparece hasta mucho más abajo...
01:00 del 2005-01-21 # 1 Comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://akin.blogalia.com//trackbacks/25727

Comentarios

1
De: Yabba Fecha: 2005-01-23 13:33

Llevaba unos días sin pasar por aquí y no había leído esta historia. Es curioso que los liberales de guardia que nos asolan no hayan hecho ya el oportuno comentario de repulsa, ¿no? ¿Será que por una vez no encuentran argumentos? Sería curioso, porque encuentran argumentos para casi todo, pero esto es ya tan palmario que me temo excede la capacidad de nuestros queridos liberales habituales para la ofensa a los buenos sentimientos...