Imagen de Akin
Historias publicadas:
Índice de historias
<Febrero 2023
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28          

Buscar en este blog (by Google):

Blog fundacional del Clan McPotter:
Clan McPotter
Suscribir con Bloglines Subscribe in NewsGator Online Suscribe en Google Suscribe en My Yahoo Suscribe con netvives
Sitios Web
Mi blogroll:
Blogs de Ya.com:
Blogalia
Blogalia

Estadísticas de visitas:

Ver mis estadísticas
Y más cosas:
By Akin since 2002
--Por lo que respecta al tema de la ética sexual, la Encíclica «Humanae vitae» ha causado una profunda separación entre el magisterio y el comportamiento práctico de los fieles. ¿Es hora de volver a reflexionar sobre ella?

--Ratzinger: «Para mí es evidente que debemos seguir reflexionando. Ya en sus primeros años de pontificado, Juan Pablo II ha ofrecido al problema un nuevo tipo de enfoque antropológico, personalista, desarrollando una visión muy diversa de la relación entre el yo y el tú del hombre y de la mujer. Es verdad que la píldora ha dado lugar a una revolución antropológica de grandes dimensiones. No ha sido como se podía pensar al inicio, sólo una ayuda para las situaciones difíciles, sino que ha cambiado la visión de la sexualidad, del ser humano y del mismo cuerpo. La sexualidad se ha separado de la fecundidad y de este modo ha cambiado profundamente el concepto de la misma vida humana. El acto sexual ha perdido su finalidad, que antes era clara y determinante, de modo que todas las formas de sexualidad han llegado a ser equivalentes. Sobre todo, de esta revolución deriva la equiparación entre homosexualidad y heterosexualidad. Por eso digo que Pablo VI ha planteado un problema de muchísima importancia».


--La homosexualidad es un tema que concierne al amor entre dos personas y no la mera sexualidad. ¿Qué puede hacer la Iglesia para entender este fenómeno?

--Ratzinger: «Diría dos cosas. Antes que nada, debemos tener un gran respeto por estas personas, que también sufren y que quieren vivir en modo justo. Por otra parte, crear ahora la forma jurídica de una especie de matrimonio homosexual, en realidad no ayuda a estas personas».


--Por lo tanto, ¿Usted da un juicio negativo sobre la elección tomada en España?

--Ratzinger: «Si, porque es destructiva para la familia y para la sociedad. El derecho crea la moral o una forma de moral, ya que la gente normal habitualmente piensa que lo que afirma el derecho es moralmente lícito. Y si juzgamos esta unión más o menos equivalente al matrimonio, nos encontramos con una sociedad que ya no reconoce ni lo específico de la familia, ni su carácter fundamental, es decir, lo que es propio del hombre y la mujer, que tienen como objetivo dar continuidad -y no solo en sentido biológico- a la humanidad. Por eso, la elección tomada en España no aporta un beneficio verdadero a estas personas, porque de esa forma destruimos elementos fundamentales de un orden de derecho».


--A veces la Iglesia diciendo no a todo, se ha visto derrotada. ¿No tendría que ser posible, por lo menos, un pacto de solidaridad entre dos personas, aunque sean homosexuales, reconocido y tutelado por la ley?

--Ratzinger: «Pero institucionalizar un acuerdo de ese tipo --que el legislador lo quiera o no-- aparecería necesariamente a la opinión pública como otro tipo de matrimonio que asumiría así, inevitablemente, un valor relativo. No hay que olvidar, por otra parte que, con estas decisiones hacia las que tiende hoy una Europa -por decirlo así- en decadencia, nos separamos de todas las grandes culturas de la humanidad, que han reconocido siempre el significado propio de la sexualidad: esto es, que el hombre y la mujer han sido creados para ser, unidos, la garantía del futuro de la humanidad. Garantía no solo física, sino también moral».

Entrevista a Joseph Ratzinger.

Fuente: http://www.interrogantes.net/includes/documento.php?IdDoc=2460&IdSec=147

Mi traducción: Si se legisla se terminará aceptando como moralmente lícito, y nosotros queremos seguir manteniendo el monopolio de lo que es moralmente lícito y lo que no.


--El año pasado monseñor Biffi, arzobispo de Bolonia, levantó una polémica al afirmar que la inmigración musulmana creaba problemas…

La reflexión del cardenal Biffi era más sutil. Él subrayó que existe actualmente una migración de pueblos, pero que es evidente que cualquier gobierno, incluso el más abierto, no puede aceptar indefinidamente a todos los inmigrantes. Hay que distinguir, pues, entre los que pueden llegar y los otros. ¿Con qué criterios? Ésta era la pregunta de monseñor Biffi. Desde el momento en que se hace inevitable llevar a cabo determinadas elecciones, hay que aceptar ante todo - en vista de la paz civil de nuestras sociedades europeas - a los grupos que pueden integrarse con más facilidad, a los más cercanos a nuestra cultura. Si se manifiesta una incompatibilidad cultural, una incomprensión, toda la sociedad resulta afectada. Y esto no beneficia a nadie, ni siquiera a los inmigrantes musulmanes. Definir los criterios que permitan la unidad de un país y favorezcan su paz social es, por tanto, interés de todos

A mí eso me sigue sonando a racismo, disimulado, pero racismo. Aceptemos algunos inmigrantes, pero no a los musulmanes...

Fuente: http://www.interrogantes.net/includes/documento.php?IdDoc=1212&IdSec=147


--La confrontación con el Islam es un tema candente. En su opinión, ¿se puede hablar de una superioridad de la cultura judeocristiana?

--Cardenal Ratzinger: Es un terreno minado, pero no quiero evitar la pregunta. Cuando se habla de cultura tenemos que distinguir los valores de sus realizaciones históricas. La verdad de la fe cristiana nos aparece en toda su profundidad pero no debemos olvidar que lamentablemente ha sido oscurecida muchas veces por los comportamientos concretos de quien se decía cristiano. También el Islam ha tenido momentos de gran esplendor y de decadencia en el curso de su historia.

--Por tanto, ¿no se puede hablar de superioridad de una cultura sobre otra?

--Cardenal Ratzinger: Naturalmente podemos y debemos decir que, por ejemplo, los valores del matrimonio monógamo, de la dignidad de la mujer, etcétera, demuestran indudablemente una superioridad cultural. Es verdad que el mundo islámico no está del todo equivocado cuando reprocha a Occidente de tradición cristiana la decadencia moral y la manipulación de la vida humana. Se hace fuerte en nuestras debilidades, en nuestro escepticismo. Esto nos impone un serio examen de conciencia. Lo importante es ir a las raíces de los valores anunciados por las diversas religiones. Es aquí donde puede empezar un verdadero diálogo interreligioso.

Me ha gustado esta última respuesta. Porque los valores de la libertad de la mujer, de su reconocimiento como iguales en todos los ámbitos de la vida, demuestran indudablemente la superioridad cultural de la ilustración sobre el cristianismo (que las sigue marginando para muchos cargos y funciones) Es importante ir a los valores anunciados por las distintas religiones y a partir de ahí rechazar a todas aquellas cuya concepción no esté de acuerdo con los valores de la ilustración y los derechos humanos. Y la base misma de la iglesia rechaza la igualdad de todos los seres humanos y la democracia, la base de la cultura que deseamos implantar. La iglesia no acepta la democracia salvo cuando le favorece, ni la aceptará nunca como órgano de decisión interno, no en cuestiones de fe que sería comprensible, no la acepta en ningún orden de su funcionamiento.

Fuente: http://www.interrogantes.net/includes/documento.php?IdDoc=1214&IdSec=147
14:09 del 2005-07-11 # 5 Comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://akin.blogalia.com//trackbacks/31594

Comentarios

1
De: JOSE Fecha: 2005-07-11 17:03


Todo se resume en lo que has dicho del monopolio. A la iglesia no le importa el bienestar universal y la dignidad de todos los seres, le importa continuar controlando las conciencias de la gente y trazar a su gusto la linia divisoria entre lo bueno y lo malo, lo moralmente correcto y lo perverso.



2
De: irichc Fecha: 2005-07-11 17:22

¿Pero lo bueno y lo malo existen? Yo pensaba que eran meras convenciones ancestrales, de origen animista, obligadas a inclinarse ante la ley.

El positivismo jurídico es un fariseísmo de Estado.



3
De: Akin Fecha: 2005-07-11 17:53

Pero no has encontrado absolutamente nada que demuestre que existe un derecho natural.

Salvo (y ahí eres como Ratzi) a Dios. Pero tampoco puedes demostrar que Dios existe.



4
De: Mikimoss Fecha: 2005-07-13 04:31

Me ha dejado perplejo esta afirmacion: "El derecho crea la moral"

¿Como puede etiquetar este "intelectual" de "decadente" a nada menos que un continente entero como Europa cuando demuestra tan supina ignorancia? Es de la moral de donde proviene el derecho, y no al contrario.



5
De: Akin Fecha: 2005-07-13 10:06

Mikimoss, pues yo discutiría eso, salvo que tu afirmación sea en sentido de 'fuente de derecho'

De hecho, en ese sentido creo que estaría más cerca de Ratzi, lo legal tarde o temprano pasa a ser lo ético, de hecho lo que se consiente (aunque sea ilegal) pasa a ser ético (como la explotación laboral)

Y el paso de lo ético a lo moral, según la catadura del individuo, puede ser muy rápido.