Imagen de Akin
Historias publicadas:
Índice de historias
<Junio 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             

Buscar en este blog (by Google):

Blog fundacional del Clan McPotter:
Clan McPotter
Suscribir con Bloglines Subscribe in NewsGator Online Suscribe en Google Suscribe en My Yahoo Suscribe con netvives
Sitios Web
Mi blogroll:
Blogs de Ya.com:
Blogalia
Blogalia

Estadísticas de visitas:

Ver mis estadísticas
Y más cosas:
By Akin since 2002
Hace ya 20 años, curioso, no parecen tantos.

Era yo entonces un adolescente, llevaba ya años leyendo mucho sobre tecnología militar, tema en el que era curiosamente entendido. Podía distinguir un F15 de un F16 en una fotografía donde eran apenas una mancha lejana.

Quizás por aquello, era mucho más consciente del precario equilibrio militar en el que estábamos. El poderío de la flota submarina soviética, sus aviones de combate, más preparados para una guerra nuclear que los occidentales, sus silos de misiles. Y lo mismo en versión occidental, los tremendos portaaviones americanos, sus grandes bombarderos, su tecnología ECM...

Era un crío, consciente de lo que sucedería en caso de 3ª guerra mundial. Soñaba incluso con aquello, más de una vez tuve sueños inquietanes con flotas de aviones sobrevolando mi casa a gran altura, y sabiendo que en breve vería una explosión proveniente del aeropuerto de Santiago, enclave estratégico para los refuerzos americanos de cara a la guerra por tierra en centroeuropa. Aquella explosión podría significar mi conversin en vapor (mejor de las opciones) o, si era más lejana, la lenta agonía que tan crudamente mostraban en las películas realistas post-nucleares (y no me refiero a Mad Max, sino más bien a la crudísima "El día después", que antes de ser un programa de fútbol fue una película extraordinaria, verosímil y documentada)

La caída del muro significó para mí el final de aquella afición (bueno, no del todo, es algo que sigo mirando de cuando en cuando), pero sobre todo, significó el final de mis preocupaciones geomilitares y el final de aquellos sueños inquietantes. Aparecieron otros problemas, otros miedos y otras preocupaciones, pero no volví a soñar con bombarderos a punto de soltar su letal carga.

Para mí la caída del muro de Berlín también fue una gran noticia.

22:18 del 2009-11-09 # 9 Comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://akin.blogalia.com//trackbacks/65059

Comentarios

1
De: Fernando Fecha: 2009-11-10 18:47

que Interesante... en mi juventud también fuí aficionado a los temas bélicos. Cuando la primera guerra del golfo me conocía todos los modelos de aviones y misiles (como el famoso Tomahawk). Y ahora pacifista que soy.

Recuerdo una película que podría ser la que nombras... no recuerdo el título. Trataba de un hombre que contesta una llamada a una cabina telefónica, se trata de un soldado que está destinado en un silo nuclear y se ha equivocado de número. No se da cuenta, solo tiene tiempo de creer que avisa a su padre para que abandone Los Angeles a toda prisa antes de que le disparen.

Luego el resto de la película trata de convencer a gente para que se vayan. Una ejecutiva descubre que los altos cargos de su compañía han desaparecido rumbo al caribe. Consiguen un piloto y un helicóptero... y no cuento más.



2
De: Akin Fecha: 2009-11-10 18:53

No, la que yo digo es una película que narra el después, la vida de una serie de gente tras un ataque nuclear. Va viendo como todo se hunde, como las madres van viendo morir a sus hijos por la radiación, y en ese estilo.

Es una película cruda y realista. A mí me impactó mucho.

Y sí, yo también me considero pacifista ahora, aunque me siguen pareciendo fascinantes los aviones de combate.



3
De: Don J. Fecha: 2009-11-11 16:52

La que dice Akin es 'The Day After' (1983), de Nicholas Meyer, que en realidad era un telefilme de la ABC que se estrenó en cine en España. En Estados Unidos fue emitido la noche del 20 de noviembre de 1983, causando una gran polémica.
http://www.imdb.com/title/tt0085404/



4
De: Cosechadel66 Fecha: 2009-11-12 08:48

Yo me hice enterita "La gran enciclopedia de la aviacion". Y todavia la miro de ves en cuando.

20 años. Me parece alucinante.

Carpe Diem



5
De: Fer Fecha: 2009-11-16 16:15

Gracias por el post, Akin. No sabría cómo explicar lo que fue la caída del muro para mí, a pesar de que me tocó muy de cerca.
En el 89 mi guía de teléfonos tenía instrucciones de qué hacer en caso de ataque nuclear (raciones mínimas, etc.); técnicamente era militar reservista (igual que durante la primera guerra del Golfo); todos los meses se comprobaba que las alarmas del país funcionaban ( se sigue haciendo ); había un búnker antiaéreo en el sótano de la casa con raciones de emergencia que se cambiaban periódicamente; pero en caso de ataque nuclear teníamos que irnos a otro más grande y profundo que estaba a un km; trabajaba en el aeropuerto civil con más tráfico del continente, y al otro lado de las pistas de despegue se veía otro aeropuerto militar, gestionado por los EEUU de A; a diferencia de tí, Akin, no creo que pudiese distinguir un F15 de un F16 en fotografía por aquel entonces, aunque sí los diferenciaba bien por el sonido, no sólo esos modelos sino también los Tornados y los Mirages; también oía claramente la diferencia de sonido entre un Galaxy y un jumbo sobrevolándome; reconocía al instante el sonido de varios modelos de Antonov, Tupolev y los Hércules, entre otros muchos. Mi mujer nació a 3 km. de las alambradas de la mayor concentración de ICBM de Europa. El lugar de los silos era un secreto a voces.
Después de la caída del muro tardé años en dejar de angustiarme cuando oía un caza. Hace pocos meses, viviendo ya en otro país, dábamos un paseo por un parque cuando oímos dos explosiones seguidas. Mi mujer se alarmó y comentó que podían ser bombas. Yo le dije entre dientes que eran F-16 cogiendo velocidad. Me callé que, dado que tenían prohibido en vuelos rutinarios superar la barrera del sonido sobrevolando poblaciones, o algún piloto iba a perder la licencia en cuanto aterrizase o teníamos 2 aparatos de la fuerza aérea en misión de intercepción. Se me quitaron las ganas del paseo y estuve con sensación de vómito el resto de la tarde. Al día siguiente nos enteramos por el periódico de que una avioneta había entrado en el espacio aéreo del país. Los aviones que escuchamos casi la derriban por no negar los mensajes de radio.
En los últimos años el placer y los negocios me han llevado varias veces a Chequia y al Este de Alemania. Siempre me pregunto cómo serán las ruinas del muro que debe existir en las mentes de aquella gente. Creo que la angustia de una situación continua de peligro real no la eliminas con un gesto y unos documentales en TV.



6
De: Akin Fecha: 2009-11-16 16:32

Carai Fer, eso sí acojona.



7
De: Akin Fecha: 2009-11-17 09:45

Qué va, eso son fracciones de segundo, islitas de angustia en un océano de normalidad. Es lo que debió ser la vida de cualquier alemán (occidental u oriental).
Supongo que será lo que le pase por la cabeza a más de un vasco al que le hayan tocado un poco de cerca la parte física del conflicto.
Y esto no debe ser nada comparado con lo que viven en zonas calientes de África, donde las islitas de angustia son continentes y el mar de normalidad es una charca.



8
De: Fer Fecha: 2009-11-17 11:34

Uff, el #7 fue un comentario mío. No era un intento de impersonarte.



9
De: Akin Fecha: 2009-11-17 12:14

No, si no digo el momento de los cazas acelerando. Sino esa vida al lado de un aeródromo militar, o al lado de silos de misiles nucleares.

Para mí, al fin y al cabo, eran cosas leídas en las revistas, muy reales y muy presentes en mi vida; pero en tu caso eran cosas que veías, olías y escuchabas. Mucho más reales.

Lo de África, tiene que ser terrible. Sólo en Congo ha habido una guerra civil de 3.5 millones de muertos. Se dice muy rápido, pero es aterrador.

Hoy escuchaba que la reunión de la FAO terminó sin acuerdo para erradicar el hambre, lo que costaría una ínfima parte de los gastos en salvarnos de la crisis, o del gasto armamentístico, o incluso del gasto en subvenciones a nuestros propios agricultores. Cuando veo eso, mi conclusión inevitable es que no se acaba con el hambre porque no se quiere, porque mantener el actual status beneficia a unos cuantos, porque un África que tome el camino del progreso es un África que compra petroleo y materias primas y por lo tanto es un África que las encarece para occidente, cosa que no interesa.

Si es eso, es vomitivo, mantener el hambre para salvar el tren de vida de unos pocos. Si no es eso, y es simple desinterés o desidia, es casi igual de vomitivo.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.80.198.173 (9bc91a4d93)
Comentario
¿Cuánto es: diez mil + uno?